Enviar URL:

Si no visualiza el código,haga click en él, para cambiarlo.

    x
  • • Su mensaje fue envído.
Actividades » Médicos

Carl Wernicke

El neurólogo alemán Carl Wernicke describió en su libro El síndrome afásico (1874) lo que más tarde se denominaría afasia sensorial (imposibilidad para comprender el significado del lenguaje hablado o escrito).

Dr. Martín Dotta
Médico de Staff, Diagnóstico Médico S.A.

Prof. Dr. Alfredo E. Buzzi
Profesor Titular de Diagnóstico por Imágenes, UBA


El neurólogo alemán Carl Wernicke describió en su libro El síndrome afásico (1874) lo que más tarde se denominaría afasia sensorial (imposibilidad para comprender el significado del lenguaje hablado o escrito), distinguiéndola de la afasia motora (dificultad para recordar los movimientos articulatorios del habla y de la escritura), descrita por el cirujano francés Paúl Broca. Aunque ambos tipos de afasia son resultado de un daño cerebral, Wernicke encontró que la localización de este era distinta. Su vida

Carl Wernicke nació el 15 de mayo de 1848 en Tarnowitz, en la Alta Silesia, en aquel entonces parte de Prusia, y conocida ahora como Tarnowskie Gory, Polonia. Allí su padre trabajaba de administrador en una empresa de explotación de minas. Más tarde, su familia se trasladó a Alemania, donde Cari recibió toda su educación.

La Universidad de Breslavia en siglo XIX (litografía de Carl Würbs)

Estudió medicina en la Universidad de Breslavia (Figura 1), siendo estudiante del Dr. Heinrich Neumann (Figura 2), considerado el fundador del "método analítico" en psiquiatría, en el Hospital de Todos los Santos (Allerheiligen Hospital) (Figura 3). 

Después de su graduación en 1870, Wernicke consiguió un puesto como asistente en el Departamento de Oftalmología del Prof. Carl Richard Foerster (Figura 4) durante seis meses, para luego servir, como cirujano del ejército, en la guerra franco-prusiana de 1870-1871.

El psiquiatra alemás Heinrich Neumann (1814-1884)

Finalizado su servicio militar, se convirtió una vez más en asistente del Hospital de Todos los Santos en Breslavia, en el Departamento de Psiquiatría bajo la dirección de su anterior maestro, el Prof. Heinrich Neumann. Durante este periodo, Neumann lo envió seis meses a la Universidad de Viena a estudiar neuroanatomía bajo la supervisión de Theodor Hermann Meynert (Figura 5), un reconocido médico psiquiatra, neuroanatomista y neurólogo alemán cuyo nombre designa varias estructuras neuroanatómicas.

El Hospital de Todos los Santos (Allerheiligen Hospital) de Breslavia, en 1910

En 1866, Meynert había escrito un artículo sobre trastornos del lenguaje, en el que reportó cinco pacientes en los que la autopsia había revelado lesiones cerebrales en el plano de la ínsula de Reil. Por esta razón, se cree que Meynert habría sido en gran medida quien influenció a Wernicke hacia sus posteriores trabajos. De hecho, el único nombre que Wernicke mencionó en sus escritos fue el de Meynert, y sólo su retrato colgaba en la pared de su clínica.

El oftalmólogo Carl Friedrich Richard Foerster (1825-1905), pionero en el estudio del campo visual e inventor de instrumentos oftalmométricos

El psiquiatra, neuroanatomista y neurólogo alemás Theodor Hermann Meynert (1833-1892). Gracias a él, la Escuela de Viena llegó a rivalizar con las de Salpetriére y Queen's Square.

Wernicke fue habilitado para ejercer la psiquiatría en Breslavia (Figura 6) en 1875, y en Berlín en 1876. De 1876 a 1878 fue Primer Asistente en el departamento de Neurología y Psiquiatría en la Clínica Charité de Berlín (Figura 7), con el neurólogo y psiquiatra alemán Karl Westphal (Figura 8), quien describió junto con su compatriota Ludwig Edinger (1855-1918) el ahora conocido como núcleo de Edinger-Westphal, un núcleo accesorio del III par craneal. Westphal fue, además, un estudioso de las neurosis obsesivas, en especial la agorafobia, y uno de los que introdujo el reflejo patelar como criterio neurológico.

La plaza del Mercado de Breslavia, en 1890

La clínica Charité de Berlín, en 1909

En 1878, Wernicke estableció una práctica neuropsiquiátrica privada en Berlín, hasta 1885, cuando aceptó hacerse cargo del puesto dejado vacante por Neumann en el Allerheililgen Hospital para luego convertirse, en 1890, en jefe del Departamento de Neurología y Psiquiatría del Hospital Universitario de Breslavia (Figura 9).

El médico alemás Karl Westphal (1833-1890). Acuñó el término "agorafobia" y describió la clínica de la narcolepsia y cataplexia.

Carl Wernicke en Breslau, en 1885

Durante ese período, preparó una serie de publicaciones, y al mismo tiempo mantuvo un vivo interés en psicofisiología y afasiología.

En los siguientes veinte años la clínica Breslavia se convirtió en un centro de investigaciones neuropsicológicas, donde un número de científicos eminentes como Liepmann, Goldstein, Kleist, y Foerster desarrollaron conceptos básicos, como los de "apraxia", "agnosia", y "asimbolia".

Tras obtener el cargo en Breslavia, lo hizo en Halle (1904), sucediendo al neurólogo alemán Theodor Ziehen (1862-1950) como Director de la "Klinic fur Psychiatrie und Neurologie".

Murió un año después, a los 57 años (Figura 10), por lesiones que recibió en un accidente mientras conducía una bicicleta en el bosque de Thuringian, el 15 de junio de 1905, en Dórrberg im Geratal, cuando estaba preparando la segunda edición de sus Fundamentos de Psiquiatría.

Su obra

Wernicke fue un hombre taciturno y reservado, alguien con quien no era fácil tratar. Era cercano a sus colegas mayores, particularmente Ernst Storch (1866-1916), con quien tenía una gran estima, pero no tenía mucho contacto con sus jóvenes estudiantes. No obstante, su manera de examinar a los pacientes y sus demostraciones eran tan lúcidas y estimulantes que aquellos que tenían la suerte de atender en su clínica estaban profundamente influenciados en sus futuras investigaciones en los campos de la neurología y de la psiquiatría. Su influencia se reconoce en el trabajo de toda una generación de psiquiatras alemanes.

Carls Wernicke poco antes de morir

Uno de los elementos centrales de su pensamiento era que las enfermedades mentales no podían ser definidas solamente por sus síntomas, sino que esos síntomas, o grupo de síntomas, debían responder a una alteración estructural, localizable, anatómica, encefálica, y, con más precisión, cortical. Esto expresaba la tendencia de las ideas localizacionistas que comenzaban a aflorar en esa época en el campo de la neurología.

"El síndrome afásico" de Carl Wernicke (1874)

En 1873, Wernicke estudió una paciente que había sufrido un accidente cerebro-vascular. Se trataba de una mujer de 70 años, portera, con todos los signos de la senectud, que apenas caminaba. Tenía "arterieesclerosis en todos sus vasos". Psiquiátricamente había sido considerada una confusión mental. Contestaba mal o incorrectamente a todo lo que se le preguntaba. Incluso, algunos creyeron que estaba sorda. Prestaba poca atención a su alrededor, y tenía un lenguaje espontáneo considerable, por lo que no era una afasia motora. Solía desfigurar las palabras: decía "le agradezco tardíamente" en lugar de "cordialmente". No mostraba alteraciones de la sensibilidad ni de la motilidad. Es decir, aunque era capaz de hablar y su audición estaba indemne, apenas podía entender lo que se le decía. Tampoco podía entender las palabras escritas. Después de su muerte, la autopsia reveló ateromatosis cerebral y atrofia generalizada del cerebro. La rama posteroinferior de la arteria silviana izquierda se hallaba ocluida por un trombo, y esto se asociaba a destrucción de tejido cerebral en la región temporal correspondiente. La ínsula y los núcleos básales se hallaban indemnes. La lesión se ubicaba específicamente en la parte posterior de la región parieto-temporal del hemisferio izquierdo del cerebro (primera circunvolución temporal izquierda). Wernicke concluyó que era este foco temporal el responsable de la afasia y no la arterieesclerosis y atrofia generalizadas de su cerebro. Este hecho de encontrar una localización específica de la lesión marcaría un antes y un después en las teorías que intentaban explicar los desórdenes mentales.

Esta dedicación de gran parte de su vida al estudio de las afasias llevó a Wernicke a publicar "El síndrome afásico" (Der aphasische Symptomenkomplex^ en 1874 (Figura 11), cuando tenía 26 años. En este libro, Wernicke describe el primer modelo general de cómo el lenguaje está representado en el cerebro: diferentes áreas cumplen tareas diferentes. Wernicke mostró que la región lesionada en su paciente, que está cerca de la región auditiva del cerebro, estaba involucrada en la comprensión del habla, por lo cual la principal evidencia de su afección sería la pérdida de la comprensión verbal o auditiva. Como era de esperar, la aparición del trabajo de Wernicke de 1874 fue un golpe difícil de asimilar para los "antilocalizacionistas".

Así Wernicke describió lo que más tarde se denominaría "afasia sensorial" (imposibilidad para comprender el significado del lenguaje hablado o escrito), distinguiéndola de la "afasia motora" (dificultad para recordar los movimientos articulatorios del habla) de la escritura), descrita por primera vez por el francés Paúl Broca. También desarrolló conceptos como la alexia y la agrafía y muchas de sus ideas acerca de la localización cerebral. Relacionó los diferentes tipo: de afasia a determinadas regiones dañada: del cerebro.

El síndrome de la "afasia sensorial", como lo describiera Wernicke, ahora suele llamarse "afasia de Wernicke", y a la región afectada del cerebro se la conoce como "área de Wernicke".

El hecho clínico fundamental de la afasia sensorial es la incapacidad de entender lo hablado con persistencia de las percepciones acústicas. El síndrome es también conocido como "afasia fluida" ya que la víctima es capaz de hablar, pero las palabras pueden ser mal utilizadas y el discurso puede ser desordenado e incluso sin contenido. Por esta razón, los científicos ahora creen que el área de Wernicke podría estar involucrada en el procesamiento semántico, y es a veces llamada área del lenguaje receptivo.

En sus observaciones, Wernicke formuló una teoría general sobre la afasia que proponía la relación entre cada uno de los componentes del lenguaje y un área cerebral determinada. Según él, la afasia afectaba sólo al lenguaje, aunque pudieran presentarse determinados síntomas asociados. El modelo permitía predecir la posible existencia de cuadros que no se habían advertido y que dependían de la zona en la que se encontrara la lesión: afasias centrales, si se hallaba en alguno de los centros del lenguaje; y afasias de conducción, si lo hacía a lo largo de las vías de conexión entre ambos centros.

Las áreas de Broca y Wernicke

Ludwig Lichtheim (1845-1928) experto en afasia, explicó el procesamiento del lenguaje y contribuyó con Wernicke

Wernicke postuló que las ahora conocidas como área de Broca y área de Wernicke (Figura 12) estaban conectadas. Una lesión en la vía auditiva provocaría sordera en un adulto y sordomudez en un niño; un daño en el centro del sonido de las palabras provocaría la afasia sensorial verdadera, es decir, se pierden los recuerdos de los sonidos de las palabras que nominan los objetos, pero no el concepto, su significado, lo cual se procesa a un nivel superior. Se pierde la rememoración acústica de las palabras, pero no su significado.

Una lesión del área motora (de Broca) permitiría una comprensión correcta del lenguaje escuchado, pero produciría un trastorno motor para articular las palabras necesarias para formular la respuesta. Y predijo que los daños en las vías de conexión entre ambos centros podrían causar "afasia de conducción", un síndrome en el que un paciente puede tanto hablar como comprender el lenguaje, pero que utiliza mal las palabras y no puede repetirlas. La predicción de Wernicke resultó ser correcta.

Este modelo "asociacionista" tuvo mucho éxito entre los investigadores del momento. Posteriormente, Ludwig Lichtheim (Figura 13), médico alemán de Breslavia, contemporáneo de Wernicke, quien también dedicó su profesión al estudio de las afasias, desarrolló un esquema, basándose en los trabajos de Wernicke, acerca del funcionamiento cerebral con tres centros diferentes para el lenguaje, con sus conexiones correspondientes: centro motor de la palabra, centro auditivo de la palabra y centro de elaboración de los conceptos.

El modelo del lenguaje que Wernicke basó en el arco fisiológico reflejo sirvió de paradigma para todos los procesos psicológicos y para elaborar una teoría general de los desórdenes mentales.

Wernicke fue uno de los primeros en concebir las funciones cerebrales como sistemas complejos dependientes de las vías nerviosas que conectan las diferentes regiones del cerebro y cada región en sí misma, contribuyendo al todo con una actividad sensorio-motora relativamente simple. Esto significaba una nueva e interesante concepción frente a las ideas vigentes en aquel entonces, cuando la mayoría de los científicos concebían al funcionamiento cerebral como el de un solo simple órgano.

Wernicke propuso un sistema natural para la clasificación de los desórdenes mentales principalmente basado en la anatomía y patología del sistema nervioso. Su patrón de pensamiento se basaba en el concepto de que las enfermedades psiquiátricas eran causadas por disturbios del sistema asociativo. Fue, en otras palabras, una especie de doctrina de localización.

Entre otros, uno de los aportes de Wernicke fue demostrar la dominancia del hemisferio cerebral derecho o izquierdo.

En 1872 describió la cisura que lleva su nombre, cisura inconstante que limita los lóbulos temporal y parietal del lóbulo occipital.

En 1877 observó que las lesiones que estaban relativamente limitadas al núcleo del sexto par craneal resultaban en parálisis de la mirada conjugada hacia el lado de la lesión, y él fue el primero en postular un centro de la mirada conjugada en el tegmentum pontino. Este trabajo lo hizo internacionalmente conocido.

Entre 1881 y 1883 Wernicke publicó su obra de 3 volúmenes titulada "Libro de texto de enfermedades cerebrales para médicos y estudiantes" (Lehrbuch der Gehirnkrankheiten für Aerzte und Studirende (Figura 14). Este estudio detallado incluyó un número original de observaciones anatómicas, patológicas, y clínicas, como la confirmación de los síntomas resultantes de la oclusión de la arteria cerebelosa póstero-inferior. La descripción original de Wernicke de la encefalopatía fue en un caso de ingestión de ácido sulfúrico, que causaba anormalidades mentales y motoras específicas y parálisis de la musculatura ocular. La llamó "poliencefalitis superior hemorrágica aguda". Si bien advirtió un factor tóxico importante en su etiología, no lo asoció a un factor nutricional. Hoy es conocida como "encefalopatía de Wernicke", y es causada por una deficiencia nutricional de tiamina.

Fue pionero en la punción ventricular estéril y el drenaje externo del LCR para el tratamiento de la hidrocefalia y, en 1882, informó el primer caso de tratamiento quirúrgico de un paciente con un absceso cerebral.

Junto con Georg Theodor Ziehen (1862-1950) fundó la "Revista mensual de psiquiatría y neurología" (Monatssehrift für Psychatrie und Neurologie) (Figura 15) en 1897.

En su último trabajo, Wernicke siguió ocupándose tanto de la anatomía y de la patología cerebral como de la neuropsiquiatría clínica. Con cuatro colaboradores publicó el "Atlas del Cerebro" (Atlas des Gehirns) entre 1897 y 1903.

Sus estudios clínicos están contenidos principalmente en "Compendio de psiquiatría en conferencias clínicas" (Grundriss der Psychatrie in klinischen Vorlesungen)*, de 1894 (Figura 16), y en "Manifestaciones de las enfermedades en clínica psiquiátrica" (Krankenvorstellungen aus der psychiatrischen Klinik) (1899-1900). "Sobre la afasia", su último resumen de este "complejo síndrome", apareció en 1903 en el sistema multivolumen de medicina editado por Ernst Viktor von Leyden (1832-1910) y Felix Klemperer (1866-1932).

"Libro de texto de enfermedades cerebrales para médicos y estudiantes" de Carl Wernicke

Edición de 1902 de la "Revista mensual de psiquiatría y neurología" por Carl Wernicke

Fue creador de términos y de conceptos que siguen vigentes: capacidad de fijación, ideas sobrevaloradas, perplejidad, delirio de explicación, ideas autóctonas, despersonalización somatopsíquica, alucinosis, la polioencefalitis hemorrágica superior aguda (enfermedad de Wernicke), manía con iracundia y la presbiofrenia como una de las formas de demencia senil (síndrome de Wernicke).

"Compendio de psiquiatría en conferencia clínicas" de 1894

El neurólogo y psiquiatra alemás Karl Kleist (1879-1960), continuador de la obra de Wernicke.

La gran influencia que ha tenido y ha marcado Wernicke en el desarrollo de la psiquiatría refleja su profundo sentido de observación clínica y su capacidad de extraer el síntoma, el signo, o el síndrome de un todo aparentemente incomprensible, lo cual lo convirtió en una gloria de la neuropsiquiatría alemana, como lo argumentan numerosos testimonios.

Karl Leonhard (1904-1988), uno de los más importantes psicopatólogos del siglo, escribió diciendo que "la historia de la Psiquiatría hubiera tenido un curso muy diferente si Wernicke no hubiese muerto tan joven".

También expresan este pensamiento las palabras de quien fue el verdadero continuador de la obra de Wernicke, Karl Kleist (Figura 17), neurólogo y psiquiatra alemán que acuñó los términos "unipolar" y "bipolar" que ahora se usan en los conceptos de depresión unipolar y trastorno bipolar. Kleist conoció profundamente a Wernicke en Halle en 1905. Estuvo pocos meses con él, pero la impresión que le causó fue enorme, como muestran los párrafos que pronunció Kleist al despedirse de aquél: "...si revisamos la totalidad de su vida de investigador, despierta nuestra admiración la armonía, la unidad y la riqueza en las deducciones que comienza en su trabajo inicial sobre las afasias y termina en su tratado de Psiquiatría. Nosotros, sus últimos asistentes, quedaremos con el recuerdo de un hombre tan sabio y, sin embargo, tan modesto, de un Jefe que nos regaló la mayor de las confianzas y amplia autonomía y de un Maestro que si descubría en alguno de nosotros talento y vocación lo colocaba en igualdad de condiciones como colaborador científico. Haber sido sus alumnos será siempre nuestro orgullo para toda la vida". 

Epónimos asociados:

Afasia de Wernicke el síndrome afásico, como describió Wernicke en 1908, consiste en pérdida de la comprensión del lenguaje hablado, pérdida de la habilidad de la lectura y escritura, y distorsión del lenguaje articulado. No obstante, la audición se encuentra indemne.

Centro de Wernicke: se ubica en la parte posterior de la región parieto-temporal del hemisferio cerebral izquierdo (primera circunvolución temporal izquierda).

Espasmo de Wernicke: es una forma de contracción muscular dolorosa de tipo psicogénica precipitada por ansiedad y miedo.

Demencia de Wernicke: es una condición frecuente de la tercera edad marcada por trastornos mnésicos, pérdida del sentido de ubicación y desorientación con confabulación.

Enfermedad de Wernicke: es una encefalopatía caracterizada por desórdenes oculares y mentales, y ataxia.

Reacción pupilar de Wernicke: es la ausencia de reacción directa a la luz en la parte ciega de la retina.

Enfermedad de Wernicke-Korsakoff: asociación de los síndromes de Gayet-Wernicke (encefalopatía por etilismo crónico) y de Korsakoff (demencia por deficiencia de vitamina b1 o tiamina), en honor al psiquiatra ruso Sergei Korsakoff (1854-1900). Se trata de un tipo de enfermedad cerebral que expresa una combinación de deficiencia de vitamina B1 o tiamina como complicación de una intoxicación por alcohol.

Hemiplejía de Wernicke-Mann: es una anomalía postural con hemiplejía parcial de las extremidades caracterizada por una postura típica y trastornos de la marcha.

Modelo de Wernicke-Lichtheim: se llama así al esquema que explica el funcionamiento cerebral con tres centros diferentes para el lenguaje, con sus conexiones correspondientes: centro motor de la palabra, centro auditivo de la palabra y centro de elaboración de los conceptos.

¿Quiere colaborar con la Fundación?

0341 449 8353
MÁS INFORMACIÓN