Enviar URL:

Si no visualiza el código,haga click en él, para cambiarlo.

    x
  • • Su mensaje fue envído.
Actividades » Médicos

Sol L. Rabasa, un rosarino de fuste

Un modelo profesional que se proyecta como una de las figuras estelares de nuestro medio en el campo de la ciencia y de la investigación

por Dra. Lucila I. Hinrichsen

Conocí al Dr. Rabasa poco después de recibirme de bioquímica en la Facultad de Ciencias Médicas de la, entonces, Universidad Nacional del Litoral, pues mi interés por dedicarme a la investigación, especialmente en Genética, me llevó al Instituto de Investigaciones Médicas de Fisherton, cuyo director era el Dr. Rabasa.

El Dr. Rabasa perteneció a esa generación de científicos pioneros que luchó incansablemente por el desarrollo de la ciencia argentina. Fue director del Instituto de Investigaciones Médicas desde 1953 hasta su retiro. Junto con la Dra Christiane D. de Pasqualini, organizó en 1957 la Sección Leucemia Experimental en la Academia Nacional de Medicina. En la Facultad de Ciencias Médicas, fue profesor y organizador del Instituto de Fisiología (1961-1963), promoviendo la investigación científica en esa Facultad. En la Facultad también impulsó la creación de las residencias médicas cuando no se pensaba, en nuestro país, que la formación médica especializada fuera una actividad de dedicación exclusiva. En la Universidad Nacional de Rosario, siendo Presidente de su Consejo de Investigaciones, creó la primera Carrera del Investigador en una universidad nacional (1970). Fue Rector de la Universidad Nacional de Rosario (1970-1972), Secretario de Ciencia y Tecnología de la Nación (1976-1977), Rector de la Universidad Nacional de Buenos Aires y Presidente de la Comisión Asesora de Biología en CONICET (1979-1983). En la OEA representó a nuestro país como miembro y presidente del Consejo Interamericano de Ciencia y Tecnología (1981-1985). Fue distinguido por sus valiosas contribuciones y por la formación de recursos humanos en el campo de la Oncología (Fundaleu, 1963; LALCEC, 1966). Santa Fe le otorgó, en 1971, el premio Conquistador de Bronce que reconoce a los santafesinos que se han destacado por su quehacer a favor de la provincia. Fue co-fundador de la Sociedad Argentina de Genética y su Presidente en 1973- 1975. En 1994 fue designado miembro correspondiente de la Academia Nacional de Medicina.

Fue médico, oncólogo e inmunólogo, genetista cuantitativo, actividades en las que se destacó como investigador de primer nivel. Pero lo que mas recordamos los que tuvimos la suerte de aprender el oficio de investigador a su lado fue su pensamiento original y su pasión puesta al servicio de la ciencia. Rescatar principios de originalidad y pensamiento crítico en la actividad profesional para nuestros jóvenes médicos sería, quizás, el mejor homenaje que podríamos brindar a este formador de investigadores.

Quiero terminar esta semblanza con una de las frases predilectas del Dr. Rabasa, “Sin desarrollo de una fuerte comunidad científica no hay desarrollo de país”.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Sol Libertario Rabasa (1915-2006) Con la desaparición del Dr. Rabasa el 22 de abril de 2006 se pierde un auténtico investigador quien dedicó su vida a promocionar la ciencia principalmente en Rosario donde dirigió a gran parte de los que hoy hacen investigación biomédica. Por mi parte, pierdo un colaborador y un buen amigo. Cuando se incorporó como Miembro Correspondiente de la Academia Nacional de Medicina, en 1994, Rabasa dijo: “Nací y soy de Teodelina, en el sur de Santa Fe, cerca de la laguna del Chañar, donde nace el río Salado del Sur, soy y me gustaría tener el mérito de ser, un gaucho que estudió, investigó y llegó a este sitial. Me inicié en investigación con Lewis y eso significó mi vinculación indirecta con Houssay a quien le debo un consejo que cumplí hasta el día de hoy. En el acto de inauguración del Instituto en el que me inicié y donde estoy trabajando, le expresé mi temor por el futuro. Me contestó Houssay:‘ Mañana, ah no, mañana es domingo, el lunes venga a las ocho de la mañana, arremanguese hasta acá (y se tocó el hombro izquierdo y el derecho) y póngase a trabajar. Olvídese del resto ‘. Lo cumplí tal cual me dijo y el fruto fue inimaginable. Soy investigador y a esta altura del partido no tengo dudas de que hago lo que me gusta y siento profundamente”. Rabasa se recibió de médico en 1941 y de Doctor en Medicina años después en la Universidad Nacional del Litoral en Rosario. Trabajó con Juan T. Lewis a quien reemplazó en 1954 como Director del Instituto de Investigaciones Médicas de Fisherton. Fue Jefe del Departamento de Fisiología en 1961 y en 1968 fundó el Consejo de Investigaciones de la Universidad Nacional de Rosario (CIUNR) que presidió hasta 1970. De 1970 a 1972 fue rector y fundó la CIC-CIUNR (Carrera del Investigador del Consejo de Investigaciones de la Universidad Nacional de Rosario). Aunque muchos la consideran su obra más trascendente, otros siguen discutiéndola. De cualquier manera, tuvo un impacto positivo ya que posibilitó que muchos estudiantes rosarinos emprendieran el camino de la investigación. Rabasa no se limitó a actuar en Rosario. Fue Secretario de Ciencia y Tecnología de 1976 a 1977 y Rector Interino de la Universidad de Buenos Aires durante el mismo período. Fue Miembro del Consejo Interamericano de Ciencia y Tecnología de la OEA de 1981 a 1985, y su Presidente durante el último año de su gestión, durante el cual tuvo la satisfacción de entregar, en Washington, el Premio Houssay-OEA a Eduardo De Robertis. Su principal tema de investigación era la genética que desarrolló en ratas, ratones y hamsters en su Instituto, e indirectamente, en bovinos en otras instituciones. Por un lado, fue Presidente de la Sociedad Argentina de Genética de 1973 a 1975 y fundador de la revista Mendeliana, y por otro, fue Presidente de la Asociación Argentina de Criadores de Ganado Bovino Criollo durante muchos años. He dejado para el final la actuación de Rabasa en el Instituto de Investigaciones Hematológicas de la Academia Nacional de Medicina de Buenos Aires donde en 1957 el director, Alfredo Pavlovsky, nos pidió a los dos que organizáramos una Sección Leucemia Experimental. Durante los primeros meses, Rabasa concurría diariamente, luego una vez por semana y a través de casi 40 años vino fielmente una vez por mes desde Rosario, con el constante sostén de Fundaleu. (Fundación para combatir la leucemia). Rabasa aportó una visión global hacia nuestros temas de oncoinmunología experimental, con una ecuanimidad y un optimismo que lo convirtieron en un efectivo asesor científico. Siempre se destacó por sus enfoques no convencionales, de rechazo a las “modas” del momento, lo que nos resultaba muy estimulante, y que dicho sea de paso, resultó acertado en más de una vez. Se caracterizó por enfocar individualmente los más diversos problemas con una aguda percepción del experimento clave, alentando un optimismo constructivo. En palabras de César Vasquez, quien lo acompaño en la Secretaría de Ciencia y Tecnología: “Después de un día con Rabasa estamos un eslabón más cerca del Premio Nobel”. Por su agudeza e imparcialidad supo ganarse la admiración y aun el afecto de los muchos investigadores y becarios que se formaron con nosotros. Le sobreviven siete hijos y veintinueve nietos, algunos de los cuales siguen en sus pasos haciendo investigación o medicina tanto en Rosario como en Tucumán y en Buenos Aires. Christiane Dosne Pasqualini chdosne@hotmail.com Sol Libertario Rabasa nació en Teodelina, Santa Fe, en 1915, se recibió de médico en 1941 y de doctor en Medicina en 1945 en la Universidad Nacional del Litoral en Rosario bajo la dirección de Juan T. Lewis a quien reemplazó en 1954 en la dirección del Instituto de Investigaciones Médicas de Fisherton, la que mantuvo hasta que se enfermó en el 2000. En 1961, fue Jefe del Departamento de Fisiología de la Universidad Nacional de Rosario. En 1968 fundó el Consejo de Investigaciones al cual añadió la Carrera del Investigador (CIC-CIUNR) en 1970 al ser elegido rector de la Universidad. Muchos en Rosario la consideran su obra trascendente y otros la siguen discutiendo. De cualquier manera posibilitó que muchos estudiantes rosarinos emprendieron el camino de la investigación. Si bien Rabasa colaboró en formar mas de una generación de investigadores su actuación no se limitó a Rosario. Fue Secretario de Ciencia y Tecnología de 1976 a 1977 y rector interino de la Universidad de Buenos Aires durante el mismo período. Fue miembro del Consejo Interamericano de Ciencia y Tecnología de la OEA de 1981 a 1985, y su Presidente durante el último año, durante el cual tuvo la satisfacción de entregar el Premio Houssay a Eduardo De Robertis. Fue Presidente de la Sociedad Argentina de Genética, fundador de la revista Mendeliana y Presidente de la Asociación Argentina de Criadores de Ganado Bovino Criollo. Conmigo Rabasa tuvo una larga y fructifera relación. En 1957 Alfredo Pavlovsky nos pidió a los dos que organizáramos la Sección Leucemia Experimental en su Instituto. Durante más de 40 años Rabasa concurrió a mi laboratorio una vez por mes con el apoyo de Fundaleu. En los Seminarios organizados para la ocasión demostró tener una ecuanimidad y un optimismo constructivo con enfoques no convencionales muy estimulantes que lo convirtieron en el ideal asesor científico. Señalaba siempre el experimento clave para seguir adelante. Recuerdo que César Vásquez, quien lo acompaño durante su gestión en la SECYT, decía :”Después de un día con Rabasa estamos un eslabón más cerca del Premio Nobel” Lo sobreviven 7 hijos y 29 nietos de los cuales 4 ya siguen sus pasos en el camino de la investigación.
Christiane Dosne Pasqualini chdosne@hotmail.com

¿Quiere colaborar con la Fundación?

0341 449 8353
MÁS INFORMACIÓN