Enviar URL:

Si no visualiza el código,haga click en él, para cambiarlo.

    x
  • • Su mensaje fue envído.
Actividades » Médicos

Sigmund Freud

"Fue una de las personalidades que modificó la historia del ser humano sin producir muertes. Pocas figuras de la humanidad tuvieron este privilegio. Podemos nombrar a Mahatma Gandhi, León Tolstoi, Jesús, y pocos más". (Matias Salvatierra)

Sigmund Freud (6 de mayo de 1856 – 23 de septiembre de 1939) neurólogo. Nació en Příbor, República Checa. Su nombre de nacimiento era Sigismund Freud. Su padre se desempeñó como comerciante de lanas. Cuando Sigmund nació su padre era bastante adulto y tenía hermanos mucho mayores, esta situación fue la clave para despertar en Sigmund mucha curiosidad y realizar infinidades de cuestionamientos. Desde pequeño fue muy inteligente y hábil. La crisis económica del país obligó a la familia a trasladarse a Viena, en este nuevo lugar la situación no sería diferente, en muchas ocasiones afrontaron problemas económicos por la falta de trabajo de su padre.

Tal vez por esta situación Sigmund sintió aberración por Viena, a pesar de ello, continúo viviendo en esta ciudad hasta el final de sus días. Sigmund Freud residiría en esta ciudad hasta un año antes de su muerte. Aunque por un tiempo tuvo que emprender el camino del exilio, por su condición de judío, hacia Londres como consecuencia del Anschluss; la anexión de Austria al proyecto pangermanista de la Gran Alemania, con ayuda del canciller austriaco Arthur Seyss-Inquart. No obstante, en este caso intercedieron personajes como Roosevelt y Mussolini, pero no tuvo resultado, sus obras fueron quemadas.

A pesar de la persecución su familia se mantuvo fiel a la comunidad judía y sus costumbres, aunque no fue especialmente religiosa ya que su padre estaba inclinado por el librepensamiento, y en consecuencia Freud había perdido las creencias religiosas desde la adolescencia. Desde que Freud se graduó con excelentes calificaciones de la escuela, un privilegio logrado con el esfuerzo de sus padres, mostró mucho interés y motivación por su futuro. Aunque en un principio se inclinó por el derecho, finalmente se decidió por la medicina, su intención de estudiarla no era ejercer sino estudiar la condición humana con rigor científico.

Luego de un periodo en la universidad se empezó a enfocar en la investigación biológica, desde 1876 hasta 1882 comenzó a trabajar en el laboratorio del fisiólogo Ernst von Brücke, estudió algunas estructuras nerviosas de los animales y la anatomía del cerebro humano. En este periodo, conoció al médico vienés Josef Breuer, fue una pieza clave para su desarrollo económico e intelectual. También conoció a Martha Bernays, hija de una familia de intelectuales judíos; y con quien posteriormente se unió en matrimonio.

En ese momento, para asumir las responsabilidades de un esposo empezó a trabajar como médico, dejando de lado su carrera investigativa, poco productiva, sin ninguna convicción por esta decisión, logró adquirir la experiencia clínica necesaria para alcanzar un cierto prestigio. En ese sentido, consiguió importantes trabajos en diversos departamentos del Hospital General de Viena, decidiendo especializarse en neuropatología. En 1884 realizó un estudio sobre el uso terapéutico de la cocaína, esto generó varias críticas porque experimentó imprudentemente con personas a las cuales afectó seriamente. Por ello su reputación quedó un tanto ensombrecida.

En 1885 empezó a enseñar en la Facultad de Medicina de Viena, neuropatología, y, tiempo después, psicoanálisis, simultáneamente. Su gran intelecto le procuró una beca para un viaje de estudios durante un año en la ciudad de París, estuvo varios meses en el servicio de neurología de la Salpêtrière bajo la dirección de Jean-Martin Charcot, por entonces el más importante neurólogo francés. Allí aprendió sobre las manifestaciones de la histeria y los efectos de la hipnosis y la sugestión en el tratamiento de la misma.

Freud se caracterizó por ser un hombre celoso al extremo cuestión que le acarreó varios problemas y rupturas con su esposa. De regreso a Viena, Freud abrió una consulta privada como neuropatólogo, utilizando la electroterapia y la hipnosis como tratamiento de las enfermedades nerviosas. Su libro escrito con Josef Breuer sobre la histeria tratada gracias a la hipnosis fue todo un éxito. La obra se titula Estudios sobre la histeria (1895).

Desde ese momento Freud esbozó sus primeras ideas sobre el psicoanálisis. Freud empezó a hablar del método de «libre asociación». Para ese momento, muchos amigos médicos habían preferido dejar solo a Freud. Esto no fue impedimento para continuar con sus investigaciones, surgieron conceptos psicoanalíticos: inconsciente, represión y transferencia. En 1899 apareció su famoso tratado La interpretación de los sueños, editado en 1900. Cinco años después publicó Tres contribuciones a la teoría sexual.

Su obra, aunque innovadora y admirable, contó con escasos discípulos. Pero en 1906 la situación cambió; logró consolidar un circulo de médicos que luego se convirtieron en una sociedad psicoanalítica que 1908, celebró en Salzburgo el Primer Congreso Psicoanalítico. Desde ese momento su reconocimiento fue internacional, invitado a Estados Unidos, para pronunciar una serie de conferencias en la Universidad Clark de Worcester, Massachusetts. El pensamiento freudiano había suscitado en Norteamérica gran admiración. En 1910 se fundó en Nuremberg la Sociedad Internacional de Psicoanálisis, dirigida por el compañero de Freud, Jung, quien la dirigió hasta 1914.

En 1916 Freud publicó Introducción al psicoanálisis. Continúo escribiendo importantes libros como: El porvenir de una ilusión (1927), El malestar en la cultura (1930), y Moisés y el monoteísmo (1939). Durante este periodo se le diagnosticó un cáncer de mandíbula y tuvo que someterse a intervenciones. Desde entonces su enfermedad muchas veces impedía la producción intelectual de Freud, pero logró sacar adelante varios textos. Finalmente, perdió la batalla el 23 de septiembre de 1939.

La principal contribución de Freud a la psicología fue su concepto de inconsciente. Freud afirmó que el comportamiento de una persona está profundamente determinado por pensamientos, deseos y recuerdos reprimidos; y esto a su vez puede influir fuertemente en la conducta. Como método de tratamiento, el psicoanálisis procura llevar estos recuerdos a la conciencia para así liberar al sujeto de su influencia negativa. Sin duda sus planteamientos recibieron importantes críticas, pero no deja de ser un gran aporte a la psicología. Definitivamente, la difusión del psicoanálisis acabó revolucionando la visión del ser humano; su influencia se extendió hasta la filosofía, la literatura y las artes.

¿Quiere colaborar con la Fundación?

0341 449 8353
MÁS INFORMACIÓN